La casa como cuerpo

Publicada en Publicada en FENG SHUI

Así como el cuerpo responde a estímulos externos, la casa lo hace igual.

No solo a los estímulos ambientales como cambio de clima, humedad, calor sequia y otros.

Puede verse hermosa así como cuando nos miramos al espejo, o no…

Pero en ocasiones las preocupaciones y enfermedades se esconden bajo apariencias bonitas y acogedoras.

Pueden estar costosamente decoradas, igual que la gente, pero en su interior escondes proyectos no realizados, objetivos y relaciones humanas difíciles o problemáticas.

El Feng Shui puede reacomodar la mayoría de las energía; frenando los desequilibrios y el flujo negativo.

En ella se reúnen varias energías; de la casa y su Bagua o mapa energético, la de sus habitantes, y las de aquellos que entran y salen como amistades o clientes si se trata de negocios.

Y esas energías reaccionan así como lo hace nuestro cuerpo a diferentes estímulos, la casa o espacio lo hace igual.

Lo importante es ubicar donde está la mayor dolencia y no tapar con analgésicos.

Una vez identificada la energía más negativa se comienza la curación a través de las herramientas que nos aporta el Feng Shui.

Desbloquear los lugares obstruidos y limpiar las energías estancadas para poder proyectar paso a paso. Y comenzar a sentir ese cambio en nuestro cuerpo.

Nuestra casa se renueva y nuestro Chi también y veremos que somos espejo el uno del otro.

Vía: Feng Shui,El arte de la armonía, texto editorial Susaeta, imágenes google

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.